Bolivia culmina un largo proceso de reposición del orden constitucional

    Foto de Element5 Digital en Pexels

    La Paz, Bolivia (Sputnik).- Más de siete millones de bolivianos están llamados a las urnas el 18 de octubre para renovar el Gobierno y el Parlamento, en la culminación de un largo proceso con el que se intenta reponer el orden constitucional tras un año de interinato.

    “El proceso electoral 2020 [es] el más complejo de estos 38 años, tras la anulación de la elección general de 2019 y la irrupción de la pandemia”, dijo el Tribunal Supremo Electoral (TSE) esta semana, en una declaración en la cual destacó la trascendencia de la próxima votación.

    Los 38 años mencionados eran los de democracia ininterrumpida que vive Bolivia desde 1982, después de un largo ciclo de golpes militares, aunque con frecuentes tensiones e inestabilidad política y económica.

    El TSE confió en su declaración en que la gran mayoría de los bolivianos irá a votar el 18 de octubre, para repetir los altos niveles de participación, en varios casos de más de 90%, que han caracterizado a los comicios en las casi cuatro décadas pasadas.

    El órgano electoral dijo que el padrón de votantes habilitados suma 7.332.925 personas, de las cuales 7.031.294 viven en el territorio nacional y 301.631 (4,3%) radican en el extranjero, mayormente en Argentina y Brasil.

    El sufragio en Bolivia es universal y obligatorio.

    Cargos

    El 18 de octubre serán elegidos 177 cargos nacionales cuyo mandato terminaría a fines de 2025, año en el que Bolivia cumplirá el bicentenario de su declaración de independencia de la corona española.

    En el Poder Ejecutivo, serán elegidos el presidente y el vicepresidente.
    En el Legislativo, se votará por los 166 miembros de la Asamblea Legislativa
    Plurinacional (130 diputados y 36 senadores) y nueve representantes
    nacionales ante organismos parlamentarios regionales.

    La mitad de los diputados nacionales y todos los senadores y representantes supranacionales surgirán de listas adosadas a las candidaturas presidenciales, en tanto que la otra mitad de los diputados será electa por circunscripciones uninominales.

    Los gobiernos de los nueve departamentos y los 340 municipios serán renovados en el primer semestre de 2021 y regirán también por cinco años, según está definido en el calendario electoral.

    Proceso electoral

    La votación del 18 de octubre culminará el proceso electoral más prolongado de la historia boliviana, que arrancó en diciembre de 2019 cuando los partidos acordaron ponerlo en marcha para superar la crisis política del mes anterior, de la que había surgido el Gobierno transitorio de Jeanine Áñez.

    El proceso comenzó ese mismo diciembre con el cambio de todos los vocales de los tribunales electorales nacional (TSE) y departamentales, mediante acuerdo parlamentario.

    Áñez tenía el mandato constitucional de permanecer en el poder transitorio por 90 días, para dedicarse fundamentalmente a organizar las elecciones, pero la convocatoria a comicios emitida a principios de enero por el TSE fijó la nueva votación para el 3 de mayo, ampliando de facto el período de transición.

    El Tribunal Constitucional avaló luego esa ampliación de la administración de Áñez y del parlamento, estableciendo que el nuevo gobierno debería ser posesionado en el transcurso de 2020.

    A causa de la pandemia de COVID-19, las elecciones fueron pospuestas para agosto y luego para septiembre, quedando fijadas finalmente para el 18 de octubre mediante una ley que Áñez intentó bloquear con el argumento de que la votación desencadenaría un aumento de los contagios.

    La presidenta dio curso a la fecha final de los comicios tras una huelga general y bloqueos de carreteras declarados por la Central Obrera Boliviana y sindicatos campesinos, que exigían que el acto democrático se efectuara incluso antes de la fecha fijada por la ley.

    Normas

    La Constitución vigente desde 2009, promulgada por Evo Morales, establece que será electo presidente en primera vuelta el candidato que logre la mayoría absoluta de votos válidos, o en su defecto al menos 40%, con una ventaja de diez o más puntos porcentuales sobre el segundo.

    Morales ganó cómodamente con más de 50% de los votos tres elecciones sucesivas, y la posibilidad de una segunda ronda surgió solo en los comicios de 2019, que fueron anulados tras el caos generado por denuncias de un supuesto fraude que habría cometido el entonces gobernante para evitar el balotaje.

    Una eventual segunda vuelta en las elecciones del 18 de octubre está prevista para noviembre.

    En cualquier caso, el nuevo Gobierno democrático de Bolivia asumirá funciones en diciembre, para cumplir la sentencia del Tribunal Constitucional, según el TSE.

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here