Bolivia bordea 40.000 casos de COVID-19

Imagen de Mahmoud Ahmed en Pixabay

La Paz, Bolivia (Xinhua).- A casi cuatro meses del primer caso registrado el 10 de marzo, Bolivia alcanzó los 39.297 casos del nuevo coronavirus (COVID-19) en medio de contagios masivos incontrolables, hospitales al límite del desborde, autoridades infectadas, muertos en las calles, una crisis económica agobiante y la flexibilización de la cuarentena en algunos municipios.

El reporte nocturno habitual del Ministerio de Salud señala que, además de los cerca de 40.000 confirmados, se alcanzó a 1.434 decesos y 11.667 personas que vencieron a la COVID-19 que representa el 30 por ciento de total.

En cuatro días, tres ministros bolivianos dieron positivo al nuevo coronavirus; la última confirmada este domingo fue la ministra de Salud, Eidy Roca, quien aún se encuentra estable y está resguardada bajo las medidas que establecen los protocolos.

Anteriormente fueron infectados, el ministro de la Presidencia, Yerko Núñez; y el ministro de Minería, Jorge Fernando Oropeza.

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, informó recientemente que al menos siete ministros son los que “han caído con la COVID-19”, debido al trabajo que realizan en medio de la pandemia, empero, no hizo conocer los nombres.

A su vez, la ministra de Salud, en un mensaje grabado, dijo hoy que Bolivia se prepara para enfrentar los picos más altos de contagios del nuevo coronavirus.

Desde el lugar donde guarda el aislamiento, Roca aseguró que el sistema nacional de salud ha sido fortalecido en los últimos meses, principalmente, con equipos y recursos humanos para los hospitales, además de las medidas de contención y vigilancia epidemiológica.

“Estamos haciendo lo que está a nuestro alcance para que los hospitales estén en condiciones de atender bien a todos y lograr la recuperación de la mayoría. Con la infraestructura que logramos, estamos en condiciones de procesar aproximadamente 2.500 pruebas diarias”, apuntó la autoridad.

Garantizó los insumos para realizar ese trabajo, al informar que el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y otros organismos apoyan a Bolivia para la compra de cerca de medio millón de pruebas.

Los departamentos donde se torna incontrolable la pandemia siguen siendo Santa Cruz (este), Beni (noreste), Cochabamba (centro) y La Paz (oeste), en ese orden.

Son cuatro los departamentos, con el 90 por ciento del total, los más castigados con los contagios masivos en esta pandemia. Simultáneamente son regiones donde el sistema de salud pública no tiene abasto, lo que provocó en algunos casos que los muertos se registren en las calles y en domicilios, como evidencian imágenes de televisión.

El asesor del ministerio de Salud, René Sahonero, durante una entrevista con los medios estatales este domingo, señaló que la flexibilización de la cuarentena no es un error, pese a los casos en ascenso, “lo importante es el cuidado personal”.

Ratificó que el gobierno interino proyecta 130.000 pacientes contagiados con la COVID-19 en todo el país entre la última semana de agosto y la primera de septiembre.

El funcionario manifestó que las cifras de casos suben de mil en mil porque Bolivia se encuentra en pleno ascenso para llegar al pico más alto de la enfermedad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here