¿Volverán los médicos cubanos a Bolivia?

Imagen de Parentingupstream en Pixabay

(Sputnik).- Al presidente de Bolivia, Luis Arce, le toca decidir si regresa al país la brigada de médicos cubanos, que durante 13 años efectuaron más de 70 millones de atenciones sin costo en todo el territorio nacional. Sin embargo, el Colegio Médico de Bolivia y el sindicato de profesionales de la salud rechazan la idea.

Desde que en Bolivia se recuperó la democracia, en las elecciones de noviembre, se discute la posibilidad de que retorne al país la brigada internacional de médicos cubanos, expulsada a finales de 2019 como una de las primeras medidas del Gobierno de facto de Jeanine Áñez (2019-2020).

En los 13 años que actuaron en suelo boliviano, los profesionales de la salud enviados desde Cuba sanaron a cientos de miles de personas, principalmente de áreas periurbanas y rurales.

Sin embargo, los colegios médicos departamentales de Bolivia rechazan fuertemente la presencia de la brigada cubana en el territorio. Consideran que sus integrantes son “supuestos médicos” realizando actividades secretas para el Gobierno comunista de Cuba. Por otro lado, sostienen que “quitan trabajo” a los doctores y doctoras bolivianas.

Desde el Sindicato de Ramas Médicas de Salud Pública (Sirmes), que representa a los profesionales de esta área, adelantaron a Sputnik que iniciarán un paro contra el Gobierno de Luis Arce en caso de que regrese la brigada de médicos cubanos a Bolivia.

A su vez, desde el Colegio Médico de La Paz informaron a Sputnik que en los primeros días de diciembre enviaron una carta al Ministerio de Salud sobre el tema. Si bien no hicieron público el contenido del texto, aseguraron que no están de acuerdo con la posibilidad de este retorno, del cual se comenzó a discutir en noviembre.

Fuentes del Ministerio de Salud que pidieron no ser identificadas comentaron a Sputnik que “la decisión de que regresen los médicos cubanos depende del presidente Arce. Pero él en este momento no considera conveniente abrir un frente de batalla con el Colegio Médico”, y por extensión con todos los profesionales de la salud del país.

Médicos bolivianos vs. médicos cubanos

Durante los Gobiernos de Evo Morales (2006-2019), en repetidas ocasiones los médicos bolivianos realizaron paros intensos y extensos, que duraban meses, lo cual resultaba en dejar sin atención sanitaria a un gran porcentaje de la población dependiente del sistema público de salud. Con su Presidencia recién iniciada, Arce apuesta a la cautela para no repetir un escenario de paralizaciones, sobre todo en plena pandemia de COVID-19.

Las diferencias entre los médicos bolivianos y los Gobiernos del Movimiento Al Socialismo (MAS) pasaron del plano técnico y administrativo al político. El representante más reconocido de los galenos es Luis Larrea, presidente del Colegio Médico de

La Paz. A tal grado llegó su exposición pública en los últimos años, que acaba de lanzar su candidatura para alcalde de la capital boliviana en las elecciones del 7 de marzo de 2021.

Va por Libre21, el partido de Jorge Tuto Quiroga, un eterno opositor al MAS, quien fue presidente entre 2001 y 2002. Era vicepresidente de Hugo Banzer —1971-1978, como dictador militar; 1997-2001 elegido democráticamente—, por ello le tocó asumir cuando el anciano líder abdicó para fallecer a los pocos meses.

Larrea había acordado una entrevista telefónica con Sputnik, pero a la hora solicitada no contestó a los llamados para dialogar sobre la cuestión de los médicos cubanos.

La pandemia en Bolivia sin médicos cubanos

Cuando cundió la pandemia de COVID-19, entre marzo y septiembre pasados, desde diferentes sectores manifestaron su deseo de que los médicos cubanos regresaran. Al momento de su expulsión, el Gobierno de Áñez había manifestado que ocuparían esos cargos con doctores bolivianos de inmediato.

Algo que nunca sucedió efectivamente. Ahora, para rechazar el regreso de los médicos cubanos se vuelven a esgrimir las mismas razones, como que en Bolivia hay 20.000 doctores desocupados, quienes merecerían un puesto laboral antes que cualquier profesional extranjero.

En el Colegio Médico también observan que los galenos cubanos llegan al país mediante un convenio entre ambos países, pero en ninguna instancia se evalúa si sus saberes son compatibles con los de los médicos locales.

“No permitiremos que ningún médico cubano le quite el trabajo a un profesional nuestro. Hay miles de profesionales desempleados en el país que necesitan una fuente laboral”, dijo Fernando Romero, dirigente del Sindicato de Ramas
Médicas Afines (Sirmes) de La Paz, en un video que se volvió viral.

“Si llega cualquier brigada sea cubana o de cualquier parte del mundo, (el Gobierno) estará contraviniendo el derecho laboral de nuestros colegas e inmediatamente entramos en un paro”, dijo el representante del Sirmes. Y agregó: “Lucharemos por el derecho que tenemos de trabajar y de llevar el pan del día a nuestras familias”.

Danilo Sánchez, encargado de negocios de la Embajada de Cuba, comentó a la prensa: “Fidel (Castro) dijo una cosa hace muchos años que a mí no se me olvida: ‘Los médicos nunca sobran'”.

Y agregó: “Un médico puede estar en una institución de tercer nivel o un instituto especializado. Puede estar en una escuela, puede estar en un círculo infantil, puede estar en un barco que se mueve. Un médico nunca sobra y para
nosotros los médicos son sagrados”.

Sobre las acusaciones de que vienen a quitarles el trabajo a los médicos bolivianos, el diplomático aseguró: “Somos colegas que nunca vamos a ningún lugar a quitar el puesto de trabajo. Vamos a colaborar de manera humilde y de manera amistosa en todos los sitios donde hemos estado y seguimos estando.
Hoy Cuba tiene presencia en la red de 56 países del mundo”.

El trabajo de los médicos cubanos en Bolivia

Según el Ministerio de Salud, entre 2006 y 2019 “la Brigada Médica Cubana realizó más de 70 millones de atenciones sin costo. Además propició 46.795 exámenes de laboratorio, 253.134 cirugías y atendió 58.450 partos”.

El programa más reconocido de los médicos cubanos fue el llamado Operación Milagro, mediante el cual operaron de los ojos a 719.000 personas, la mayoría de áreas rurales.

A su vez, de acuerdo al Ministerio de Salud de Cuba, en los 13 años de cooperación con Bolivia enviaron al país andino 17.684 profesionales de la salud, que realizaron 1,5 millones de intervenciones quirúrgicas.

Todo se acabó con el golpe de Estado contra Evo Morales, el 10 de noviembre de 2019. El 12 asumió Jeanine Añez la Presidencia y a los cuatro días ya se encontraba un avión de Cubana Aviación en el aeropuerto Viru Viru, de Santa Cruz, preparado para llevarse a la primera tanda de 226 médicos, sobre un total de 725 que trabajaban en los nueve departamentos de Bolivia.

El Gobierno de Áñez sacó a relucir documentos antiguos que supuestamente hallaron cuando ocuparon las oficinas de los organismos públicos. El entonces ministro de Salud, Aníbal Cruz, sostuvo que de los 702 integrantes de la brigada cubana en Bolivia, solamente 205 eran realmente médicos. El resto, según Cruz, desempeñaba labores técnicas o hacían de chofer.

Otrora presidente del Colegio Médico de Bolivia, Cruz había liderado las protestas de 2017 y 2018 contra el antecesor Gobierno de Morales.
“Este año se han utilizado aproximadamente 78.764.889 pesos bolivianos (11.390.426 dólares) y se ha pagado por estos súbditos 53.121.000 pesos bolivianos (7.681.987 dólares)”, dijo el entonces ministro en ese momento al canal de televisión Unitel. según el Gobierno de facto, fueron destinados a la brigada 147 millones de dólares en los 13 años que actuó en el país.

Ante la persecución desplegada desde el Gobierno de facto, el propio Gobierno de Cuba optó por regresarlos a su país. En aquellos días después del golpe, la jefa de la brigada cubana, la doctora Yoandra Muro, llegó a ser detenida injustificadamente e interrogada durante seis horas por la Policía boliviana.

También cuatro integrantes de la brigada fueron detenidos en La Paz luego de sacar del banco 13.000 dólares, tal como hacían todos los meses para pagar los sueldos de los 107 médicos cubanos que trabajaban en el departamento. Fueron liberados para irse con el segundo contingente a bordo de Cubana Airlines.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here