¿Qué tan peligrosa es la última erupción solar para los humanos?

Foto: Pexels

(Sputnik).- Sputnik consultó con un especialista para saber cómo podrían afectar la salud las masas de materia solar liberadas de la atmósfera de nuestra estrella durante la tarde del 7 de diciembre.

La nube de plasma que alcanzó la Tierra no supone una amenaza para la salud humana, pero pueden afectar el funcionamiento de los equipos tecnológicos desplegados en el espacio, reveló Sergéi Kuzin, jefe del laboratorio de astronomía de rayos X del Sol de la Academia de Ciencias de Rusia.

“Durante el destello, un gran número de partículas cargadas de energía fueron emitidas y alcanzaron la órbita de la Tierra.

No afectará a la salud exactamente, pero es más bien crítico para la constelación de satélites, ya que el flujo de partículas será bastante significativo”, afirmó.

El científico agregó que en términos absolutos era un pequeño destello.

“Otra cosa es que no hayan ocurrido este tipo de brotes hace mucho tiempo, y en el fondo cero parece impresionante, pero este destello es ordinario”, detalló.

Según él, los científicos creen que en las próximas décadas, no deberíamos esperar una gran actividad del Sol.

“Estamos ahora, o más bien nos acercamos, al mínimo del ciclo de actividad de un siglo. El ciclo de 11 años que comenzó es mucho más débil que el anterior. Y hay sospechas de que lo mismo ocurrirá durante varios ciclos más”, señaló.

Según el pronóstico publicado en el sitio web del laboratorio, el 9 y el 10 de diciembre se espera una tormenta magnética en la Tierra de nivel medio.

Más temprano, el laboratorio informó que la Tierra estará cubierta por una nube de plasma expulsada del Sol durante un brote el 7 de diciembre. El impacto de la nube consistirá en un fuerte aumento de la carga de radiación en los vehículos espaciales, así como en las fluctuaciones del campo magnético cerca de la superficie de la Tierra.

Al mismo tiempo, habrá unas consecuencias positivas para los cazadores de la aurora boreal. El área del impresionante fenómeno natural bajará a latitudes de entre 60 y 70 grados, y se podrá observar en espacios geográficos mucho más extensos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here