Plantean superar crisis en FBF para definir retorno del fútbol en Bolivia

Photo by Emilio Garcia on Unsplash

René Quenallata Paredes

La Paz, Bolivia (Xinhua).- Uno de los principales objetivos para retornar a la nueva normalidad del fútbol profesional en Bolivia es superar la crisis en la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) y esperar una mejor evolución del descenso de los casos de la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19), consideraron directivos y expertos de este deporte.

El 15 de septiembre se cumplirán seis meses desde el último compromiso que se jugó en el fútbol boliviano y la inactividad podría llegar a ser de siete meses, siempre y cuando el plan de reanudar el balompié nacional esté autorizado para el 21 de octubre, como la FBF propuso al gobierno interino de Bolivia.

El director de Competiciones de la FBF, Adrián Monje, dijo este sábado a Xinhua que la situación del fútbol nacional es preocupante por varios factores que se resumen en una crisis financiera, directiva y sanitaria.

No obstante, consideró que este complejo momento para el fútbol boliviano se resolverá a partir de la superación de las rivalidades en la máxima entidad del balompié boliviano a través del consenso de la mayoría de los miembros de esa instancia.

Comentó que existe un plan de volver el 21 de octubre, situación que dependerá del comportamiento de la COVID-19 en un mes clave.

“La situación es complicada para todos los equipos de fútbol; muchos han vuelto a los entrenamientos y hay que cumplir con los salarios, no hay dinero por recaudaciones, está cada vez más cerca las eliminatorias mundialistas, este año apenas se terminará un torneo, en fin, hay mucho que superar”, aseveró.

Por su parte, el presidente del Comité Ejecutivo de la FBF, Jaime Cornejo, dijo el viernes a los periodistas que se decidió llamar a un Congreso Extraordinario del ente federativo en siete días para resolver la crisis que ha dejado a la entidad con dos presidentes tras la muerte del titular, César Salinas en julio por la COVID-19.

Aclaró que hay una posición de apegarse al estado de derecho y aguardar un pronunciamiento de la justicia, que debe dirimir sobre los dos fallos constitucionales que dieron la presidencia de esa entidad a Marcos Rodríguez y Robert Blanco.

No obstante, la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) consideró hace unos días a través de una carta que el problema que mantiene a la FBF en una profunda crisis dirigencial “deberá ser dirimido en los Tribunales Arbitrales Independientes creados para tal efecto por su federación”.

Cornejo manifestó que si bien la vuelta al fútbol depende de cómo evolucione la COVID-19 en el país, una luz de esperanza aparece en el camino tras la flexibilización de distintas restricciones en Bolivia.

Esta situación pone ansiosos a quienes están involucrados en la actividad futbolística en el país, como dirigentes, jugadores, aficionados y toda la cadena que involucra a este deporte.

Cornejo explicó que este escenario sigue siendo complejo, porque para reactivar el campeonato inevitablemente harán reformas a las convocatorias y reglamentos de los campeonatos, al tomar en cuenta que el torneo Clausura ya no se llevará a cabo.

A esto se suma que muchos equipos profesionales ni siquiera tienen los protocolos de bioseguridad aprobados por el gobierno interino.

Ambos directivos del balompié coincidieron en concluir que el regreso a la nueva normalidad del fútbol en Bolivia se encuentra aún con nubarrones por los conflictos entre directivos por tomar la FBF, la crisis económica de clubes y el incierto futuro de la pandemia de COVID-19.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here