Bolivia cierra 2020 con inflación más baja de la última década

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay

La Paz, Bolivia (Xinhua).- La inusual caída de precios de diferentes productos tras varios meses de la pandemia de la COVID-19 con variaciones porcentuales negativas, generó que Bolivia cierre en 2020 con una inflación de 0,67 por ciento, la más baja en la última década del país sudamericano.

Estos datos están contemplados en un informe del estatal Instituto Nacional de Estadística (INE) que publicó este miércoles el país andino, en el que señala que, en diciembre, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) registró una variación positiva de 0,22 por ciento respecto al mes de noviembre.

El economista Luis Ballivián, analista financiero y ex funcionario del Banco Central de Bolivia (BCB), manifestó este miércoles a Xinhua que la variación acumulada a doce meses de 0,67 por ciento es una de las más bajas en los últimos 14 años en el país, debido a la crisis del coronavirus.

“Su efecto sobre la actividad económica es claramente negativo y las dudas se centran en la magnitud y la duración del impacto. En cambio, su efecto sobre la inflación generó el año pasado cifras negativas por la paralización de la oferta y la demanda”, aseveró el experto.

De acuerdo al estatal INE, la variación acumulada del IPC positiva de 0,67 por ciento de enero a diciembre 2020, se debió principalmente al aumento de los precios de los productos en las divisiones de salud 7,44 por ciento; educación 2,80 por ciento; recreación y cultura 2,23 por ciento; entre otros.

En cambio, las divisiones que registraron variaciones negativas son bebidas alcohólicas y tabaco -0,37 por ciento; alimentos y bebidas no alcohólicas -0,78 por ciento y prendas de vestir y calzados -1,48 por ciento
Antes de que llegue la pandemia, el BCB y los ministerios de Economía y de
Planificación del Desarrollo suscribieron en febrero pasado el Programa Fiscal Financiero 2020, con el cual proyectaron para este año un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de 3,5 por ciento y una inflación del 3,4 por ciento.

Por su lado, Osvaldo Guitérrez, doctor en ciencias económicas y docente universitario de la Universidad Católica de Bolivia (UCB), dijo a Xinhua este miércoles que este registro anual inflacionario es una muestra fundamentalmente del estancamiento de la demanda, aunque “también la oferta contribuyó”.

Manifestó que en el país andino amazónico el comportamiento de los precios no fue el mismo cuando los consumidores estuvieron confinados en sus casas varios meses, con restricciones, cuando sólo tienen acceso a los productos esenciales y la prestación de servicios limitada.

Además, dijo que el desempleo y la pérdida de ingresos afectó evidentemente el consumo. Pero, también, aquellos que no perdieron su fuente laboral o no disminuyeron sus ingresos tuvieron menos en qué gastar y eso alteró los patrones de consumo estancando la demanda.

Consideró que el Gobierno debe buscar alternativas creativas para evitar el “confinamiento duro” a fin de no contribuir a la recesión que vive Bolivia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here