Expertos bolivianos proyectan fuerte caída de remesas por pandemia

Imagen de pasja1000 en Pixabay

René Quenallata Paredes

La Paz, Bolivia (Xinhua).- Las transferencias que los migrantes bolivianos envían a sus allegados en Bolivia tienen importante influencia en la economía interna, con la inyección de un promedio anual de 1.000 millones de dólares; sin embargo, este año se calcula una caída de ingresos de un 30 por ciento como consecuencia de la crisis generada por la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19), coincidieron expertos.

El Banco Central de Bolivia (BCB) publicó el 1 de septiembre el reporte de las remesas de julio, en el cual mostró una recuperación del 12,9 por ciento respecto del mes de junio de 2020, y por tercer mes consecutivo no dio a conocer la cifra comparativa en relación a similar periodo del año pasado.

De enero a julio de este año las remesas de connacionales a Bolivia sumaron 554,2 millones de dólares, un 28,5 por ciento menos respecto a similar periodo de 2019, cuando registró 775,7 millones de dólares.

Sobre este panorama, el economista, analista financiero y ex funcionario del BCB, Luis Ballivián, dijo este jueves a Xinhua que está claro que se pretende ocultar la “preocupante” reducción de las remesas para no mostrar la crisis generalizada que sufre el país por la pandemia.

“Las remesas tienen importante influencia en la inyección de recursos frescos a la economía, en momentos cuando se está hablando de que el país necesita urgentemente al menos 3.000 millones de dólares para reactivar su economía”, aseveró.

Con este horizonte, a decir del experto, Bolivia tendrá un golpe severo en la reducción de las remesas por al menos un 30 por ciento que no ingresará a dinamizar la economía boliviana, agobiada actualmente por una recesión promovida por la crisis política y sanitaria.

La caída de las remesas registrada de abril a julio fue provocada por la paralización de actividades que absorben gran cantidad de mano de obra migrante (construcción, servicios de hotelería y cuidado de personas, entre los más relevantes), según el BCB.

A ello se sumó la depreciación de las monedas de los principales países emisores de estos recursos frente al dólar, debido a que montos similares de envíos en moneda local representan cantidades menores en dólares, señaló un reporte del “Periódico Bolivia”.

Por su parte, el ex viceministro de Pensiones y economista con especialidad en comercio internacional, tributación, planificación y gestión presupuestaria, Omar Yujra, señaló que el impacto de la reducción de las remesas tendrá una influencia importante.

No obstante, admitió que para el país andino amazónico el desplome tiene sentido, porque el grueso del dinero que envían los bolivianos migrantes proviene de España, Estados Unidos, Brasil y Argentina, países afectados seriamente por la COVID-19.

Manifestó que el Banco Mundial proyectó que este año se experimentará la caída de las remesas internacionales más grande en la historia reciente, en promedio de entre 20 y 32 por ciento.

“Bolivia sufrirá un importante impacto en la reducción de las remesas”, indicó el economista.

Yujra dijo que las remesas, es decir, las transferencias de trabajadores migrantes a sus familiares en sus países de origen, constituyen una fuerza impulsora del crecimiento económico, la reducción de la pobreza y una mayor inclusión financiera.

“Estos recursos son especialmente importantes para muchos países de América Latina, como Bolivia, que durante varios años sobrepasaron los 1.000 millones de dólares con sus efectos positivos en la dinamización de la economía”, aseveró.

Sin embargo, confió en que en los próximos meses las remesas tendrán una paulatina recuperación, en la medida que algunos países vuelvan a una nueva normalidad en medio de la pandemia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here