Gobierno interino deja Bolivia con PIB de -6,2% y déficit fiscal de -12,1%

Photo by Alexander Mils on Unsplash

La Paz, Bolivia (Xinhua).- En su informe de evaluación sobre el cierre de gestión, el Gobierno interino reconoció hoy jueves que deja Bolivia con una proyección, para el cierre de este 2020, del -6,2 por ciento en el producto interno bruto (PIB) y el -12,1 por ciento en el déficit fiscal, uno de los peores de la historia.

Pese a las cifras negativas, el ministro de Economía y Finanzas Públicas, Branko Marinkovic, afirmó en conferencia de prensa que su Gobierno deja una economía estable al Ejecutivo entrante, encabezado por Luis Arce.

Apoyó su argumento en una inflación controlada del 1,7 por ciento, un tipo de cambio respecto del dólar inamovible, el mantenimiento de las reservas internacionales y un mínimo de 116 millones de dólares de déficit comercial.

Asimismo, dijo que dejan en las arcas del Estado 2.442 millones de dólares sin contar con las reservas internacionales, que alcanzan los 6.042 millones de dólares.

El presidente electo Luis Arce perfiló que la situación económica que dejará la gestión interina de Jeanine Áñez será complicada, con las arcas del país sin plata.

“Está muy complicada la situación cada día. Por eso yo decía: día que pasa, se complica aún más la situación boliviana”, advirtió el miércoles en una reunión de evaluación con los movimientos sociales.

Consultado sobre este panorama, Luis Ballivián, economista, analista financiero y exfuncionario del Banco Central de Bolivia (BCB), manifestó hoy jueves a Xinhua que la situación macroeconómica de Bolivia es “altamente preocupante” y el nuevo Gobierno deberá enfrentarla con medidas muy duras.

Cuestionó que se pretenda garantizar la estabilidad con 2.442 millones de dólares, cuando los recursos del Tesoro General del Estado alcanzan los 982 millones de dólares como lo indica en su informe y el resto 1.459 millones de dólares son provenientes de créditos.

“Se quiere maquillar la crisis con estas cifras, eso no es realista sino un accionar político”, añadió.

Según el experto, este 2020 Bolivia estará marcada por un alto déficit fiscal que puede llegar al 15 por ciento del PIB, más del doble del que programó inicialmente el Gobierno interino (7 por ciento).

Además, consideró que se tendrá un crecimiento económico que estará en al menos el -8 por ciento, en medio de los bajos índices emitidos por las calificadoras. “Esta situación perjudica el acceso a recursos externos porque somos un país riesgo y con pocas garantías para las inversiones”, añadió.

La reducción de ingresos por venta de gas, los bonos sociales, las bajas recaudaciones tributarias y el aumento de gastos en el sector salud motivado por la pandemia hacen prever un déficit fiscal histórico de las últimas décadas respecto del PIB, apuntó.

A su vez, el economista y exviceministro de Presupuesto y Contabilidad Fiscal, Ministerio de Economía y Finanzas Públicas Jaime Durán, dijo a Xinhua hoy que la propuesta del nuevo Gobierno perfila que las medidas no sean de “shock” para paliar la crisis económica actual, sino correctas y orientadas a reactivar la demanda interna y el aparato productivo.

“El presidente electo ya fijó algunas medidas clave que llevará adelante para enfrentar la crisis económica que agobia al país. Sus primeras acciones serán el pago del Bono contra el Hambre de Bs 1.000 (143 dólares) y negociar con organismos internacionales la deuda externa, a fin de utilizar esos recursos para reactivar la demanda interna y la inversión pública”, afirmó.

En tanto, el viceministro de Presupuesto y Contabilidad Fiscal, Óscar Navarro, reconoció este jueves a una emisora local que las arcas del Estado atraviesan una profunda crisis económica como efecto de la pandemia de la COVID-19 y la caída de las exportaciones de gas natural a Argentina y Brasil, producto de la baja del precio del petróleo.

En contacto con radio Fides, la autoridad reveló que existen recursos solo para el pago de servicios básicos, salarios y los aguinaldos del sector público con los créditos otorgados por el Banco Mundial (BM) y por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here