Agencia de inteligencia descarta origen artificial de coronavirus

Image by Engin Akyurt from Pixabay

Washington D.C., EE.UU., mayo (Xinhua) — La máxima agencia de inteligencia de Estados Unidos indicó hoy que la comunidad de inteligencia del país no considera que el coronavirus haya sido creado por el hombre o que haya sido modificado genéticamente.

La comunidad de inteligencia de Estados Unidos “coincide con el consenso científico general de que el virus de la COVID-19 no fue creado por el hombre ni fue modificado genéticamente” , indicó la Oficina del Director de Inteligencia Nacional (ODIN) en una declaración.

La ODIN indicó que estaba realizando una investigación para determinar si el virus surgió de un laboratorio de Wuhan, China, aunque el rumor ha sido rechazado en repetidas ocasiones por los científicos, quienes creen en general que el virus se transmitió de los animales a los seres humanos de una forma natural que involucra la cría, caza o transporte de animales silvestres.

Citando a funcionarios actuales y ex funcionarios estadounidenses, el New York Times dijo hoy que altos funcionarios de la administración Trump presionaron a las agencias de inteligencia para buscar evidencia que apoyara una teoría infundada de que un laboratorio de Wuhan fue el origen del brote, luego de que el presidente Donald Trump intensificó una campaña pública para culpar a China por la pandemia.

Algunos analistas de inteligencia temen que la presión de estos funcionarios tergiverse las evaluaciones sobre el virus y que puedan utilizarse como una arma política, señaló el informe.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, ex director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), asumió el liderazgo en la presión a las agencias de inteligencia para obtener más información, indicó el informe.

El informe agregó que Matthew Pottinger, asesor de seguridad nacional adjunto de Trump, presionó intermitentemente a las agencias de inteligencia desde enero para que recabaran información que “pudiera apoyar cualquier teoría sobre un origen vinculado a un laboratorio” .

El informe también señaló que Anthony Ruggiero, jefe del buró de rastreo de armas de destrucción masiva del Consejo de Seguridad Nacional, expresó en enero su frustración durante una videoconferencia por el hecho de que la CIA no pudiera apoyar ninguna teoría sobre el origen del brote.

La mayoría de las agencias de inteligencia siguen siendo escépticas en cuanto a que pueda encontrarse evidencia concluyente de un vínculo con algún laboratorio y los científicos que han estudiado la genética del coronavirus dicen que existe una probabilidad abrumadora de que haya saltado de los animales a los seres humanos en algún sitio ajeno a los laboratorios, como fue el caso del VIH, el ébola y el SARS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo), señaló el informe.

Las muertes por COVID-19 siguen incrementándose en Estados Unidos y la administración Trump y sus aliados en el Congreso intentan desesperadamente desviar las críticas por sus errores garrafales culpando a otros.

Hasta este mediodía, Estados Unidos había reportado más de 1,04 millones de casos de COVID-19 y más de 61.000 muertes, según el conteo de la Universidad Johns Hopkins.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here