América Latina se convierte en presa de la pesca ilegal de China

Фото автора Bedis ElAcheche: Pexels

(Sputnik).- Flotas pesqueras con bandera de China depredan los mares del Pacífico latinoamericano, advirtió el columnista Evan Ellis, quien es analista y profesor asociado en el Instituto de Estudios Estratégicos de la Escuela de Guerra del Ejército de Estados Unidos.

Este tipo de acciones se centran en la pesca ilegal de peces en las aguas soberanas de América Latina, un hecho que ha afectado la existencia de especies enteras en la región.

“La flota de aguas profundas de China, que hoy en día incluye más de 17.000 buques, incurre en una amplia gama de conductas problemáticas en las aguas de América Latina, entre ellas la sobrepesca, la captura deliberada y accidental de especies protegidas, el uso de redes de arrastre y otras prácticas que aceleran el colapso de las pesqueras, la contaminación por plásticos y otros desechos, y la entrada y la pesca no autorizadas en las zonas económicas exclusivas (ZEE) y las zonas marítimas protegidas de la región”, explicó.

Según el especialista, el pasado 13 de octubre presentó un trabajo sobre las flotas pesqueras extranjeras de aguas profundas en América Latina, en el mismo momento en que unos 340 buques pesqueros, en su mayoría chinos, se trasladaban hacia las costas de Perú y Chile provenientes de aguas profundas del país asiático.

Asimismo, explicó que la demanda china de peces como la totoaba —debido a su efecto farmacológico similar al de la cocaína— prácticamente ha causado su extinción en la zona del Mar de Cortés, en México.

Por otra parte, Ellis acusó que Pekín ha negado de manera continua la existencia de estas prácticas, por lo cual está dando la espalda a su responsabilidad para ponerles fin. Asimismo, reconoció que, a pesar de que las violaciones al derecho internacional “están bien documentadas” y existen varios antecedentes sobre estas actividades en las costas de Ecuador y Argentina, la geografía hace difícil y costosa la protección de las aguas latinoamericanas de las incursiones chinas.

“Los buques chinos y de otros países suelen apagar sus transpondedores antes de violar las ZEE y las zonas marítimas protegidas, lo que hace que sus incursiones ilegales sean difíciles de probar”, apuntó.

Además, el experto señaló que los buques chinos suelen descargar su pescado en barcos contenedoras donde también se abastecen de combustible en el mar, en vez de cargar en los puertos latinoamericanos donde su acceso puede ser controlado.

A fines de julio, el Gobierno de Ecuador expresó su “malestar” por las incursiones de embarcaciones chinas en la zona protegida de las Islas Galápagos. Ante esto, Pekín “decidió prohibir la pesca de profundidad al oeste de la reserva de las islas Galápagos de septiembre a noviembre de este año”, aseguró el portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores de China, Wang Wenbin.

La disputa incluso provocó la respuesta del secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, quien brindó su apoyo a la postura de Ecuador, al tiempo que llamó a China a “gestionar mejor el medio ambiente”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here