El corazón en pandemia: advertencias sobre la salud cardiovascular

Photo by Giulia Bertelli on Unsplash

(Sputnik).- Cada 29 de septiembre se celebra el Día Mundial del Corazón, pero en el año de la pandemia de COVID-19 no es un día más. La enfermedad causada por el virus SARS-CoV-2 puede volverse muy grave para quienes sufren de problemas cardíacos. Por ello, la Federación Mundial del Corazón instó a tomar precauciones frente a la problemática.

Entre los factores que pueden agravar los efectos del COVID-19 se encuentran las enfermedades cardíacas. Por ello, la Federación Mundial del Corazón (FMC), con el apoyo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha enviado un importante mensaje para aquellos que sufren de estas afecciones.

“En la época de COVID-19, los pacientes con enfermedades cardiovasculares se enfrentan a una amenaza de doble filo. No solo corren un mayor riesgo de desarrollar formas graves del virus sino que también pueden tener miedo de buscar atención continua para sus corazones”, dice el comunicado de la FMC por el día mundial.

Causas, consecuencias, y prevención

Las enfermedades cardiovasculares son la causa principal de muerte en el mundo, según informa la FMC. Más de 17 millones de personas mueren por estas enfermedades al año, y se estima que la cifra ascienda a 23 millones para 2030.

Entre los motivos que pueden llevar al desarrollo de este tipo de afecciones está el tabaquismo, la diabetes, la hipertensión arterial y la obesidad, y también la contaminación del aire, se explica desde la FMC.

De hecho, la finalidad del Día Mundial del Corazón tiene como objetivo “concienciar sobre las enfermedades cardiovasculares, su prevención, control y tratamiento”. Por ello los médicos y especialistas insisten en la alimentación saludable, la reducción del consumo de sal, realizar ejercicio físico y evitar el tabaco como formas de prevención.

Corazón y COVID-19, ¿qué pasa entre los dos?

“Ante una enfermedad respiratoria viral, incluida la gripe y el COVID-19, las personas con enfermedades cardiovasculares corren el riesgo de sufrir complicaciones más graves”, explica Leslie Cooper, cardiólogo y director del Departamento de Cardiología en Mayo Clinic.

Según Cooper, la función cardíaca puede verse disminuida durante una infección severa del virus SARS-CoV-2, producto de la respuesta inflamatoria que produce dicha infección. Los dos problemas cardíacos más probables que pueden generarse son insuficiencia cardíaca — que ocurre cuando el músculo no bombea la sangre tan bien como debería— y arritmia, es decir, un trastorno de la frecuencia cardíaca, que puede ocasionar los medicamentos que se estén utilizando para alivianar los efectos del virus.

“En el contexto de la infección de COVID-19, de las personas que desarrollan insuficiencias cardíacas, en muchos casos no se sabe si esos problemas se deben o no a la inflamación sistémica de la enfermedad”, explica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here