Estado brasileño de Sao Paulo, epicentro de contagio en Brasil, declara cuarentena por 15 días

Sao Paulo, 21 mar (Xinhua) — El estado brasileño de Sao Paulo decretó hoy cuarentena y el cierre de la mayor parte de la actividad económica por 15 días a partir del próximo martes, a fin de combatir la pandemia del nuevo coronavirus.

En conferencia de prensa, el gobernador de Sao Paulo, Joao Doria, indicó que se busca endurecer las restricciones a las actividades en el estado, pues “pasamos de dar recomendaciones a la etapa de dar determinaciones”.

Aclaró que quedan excluidas de la cuarentena aquellas actividades que no tengan atención al público ni aglomeración de personas, como el trabajo de las industrias, la construcción civil, el telemarketing y los bancos que no tengan atención directa al público.

Con esta medida, tiendas, bares, restaurantes y cafés de todo el estado deberán cerrar por dos semanas, aunque podrán tener producción para servicios de entrega a domicilio.

En la ciudad de Sao Paulo, capital homónima del estado y la mayor ciudad de Sudamérica, ya rige hasta el cierre de comercios, de parques públicos, centros comerciales y la suspensión de toda actividad de clases hasta el próximo 30 de abril.

“Estarán prohibidas fiestas en todas sus formas”, advirtió Doria, en referencia a los bailes en las favelas.

En tanto, servicios esenciales como la producción industrial de insumos de alimentos, las actividades de salud, seguridad, alimentación, abastecimiento y limpieza, talleres mecánicos y gasolineras, así como el transporte público continuarán activos.

En esa línea, Douglas Domarco, director ejecutivo de una empresa de tecnología, dijo a Xinhua que “la cuarentena es oportuna porque el distanciamiento social evita el contagio masivo”.

Sin embargo, recalcó que “también sería bueno que se pueda generar alguna medida para reducir el impacto de los emprendedores que dependen del consumo de las personas y del movimiento en las calles”.

Para la economista que se desempeña en Sao Paulo, Gorete Leite, las medidas son favorables pero “existen dos mundos en este tema: el de la clase media y alta aislada en casa y el mundo de los barrios periféricos, que sigue en la calle y viaja para mantener sus empleos”.

“La población tiene dos preocupaciones: no morir de coronavirus y seguir empleada”, expresó a Xinhua.
Por otra parte, la administradora de empresas de una “startup” (empresa emergente), Suzana Almeida, señaló a Xinhua que el gobierno de Sao Paulo se está tomando “en serio el problema” pese a que la población todavía no está concientizada.

“Había muchas personas de la tercera edad en los supermercados que no están preocupados ni advierten la gravedad de la situación”, comentó.

La agente inmobiliaria Alessandra Pimentel, por su lado, sostuvo que las medidas deberán avanzar hasta que “la fuerza policial o militar impida el total tránsito de las personas para evitar un colapso mayor”.

La ciudad de Sao Paulo, incluso sus barrios más animados, registra escaso movimiento debido al aislamiento autoimpuesto, pero todavía el transporte público funciona con los empleados del sector de servicios.

La estudiante de secundaria Giuliano Machado contó a Xinhua que no tiene contacto con sus abuelas, que son octagenarias, ya que todos en su familia han alterado el modo de vida “por precaución de contagio”.

Hasta el momento, Brasil registra 1.128 casos confirmados de COVID-19 y 18 muertos, de los cuales 459 casos y 15 muertos corresponden a Sao Paulo.

En este estado, el más poblado y rico de Brasil, viven unas 44 millones de personas y que aporta un tercio del Producto Interno Bruto (PIB) del país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here