Estos productos no deben conservarse en un lugar frío

Imagen de fancycrave1 en Pixabay

(Sputnik).- Almacenar mal los alimentos en el refrigerador no solo hace que se estropeen antes, pues también puede provocar graves problemas de salud.
Sputnik te recopila los consejos para almacenar diferentes productos y colocarlos en la nevera.

Medicamentos

Hay que tener especial cuidado con dónde guardamos los medicamentos.
Algunos requieren un lugar frío, mientras que otros no deben almacenarse en la nevera porque las condiciones de humedad pueden reducir su eficacia. Es mejor seguir las recomendaciones escritas en la caja en cada caso.

Las sobras de la comida

Las sobras pueden guardarse en la nevera, pero deben cubrirse con una tapa.
De lo contrario, el alimento puede llenarse de olores extraños y también
aumenta el riesgo de infección bacteriana cruzada en el refrigerador.

Para evitarlo y además conservar el sabor de la comida, los alimentos sobrantes deben colocarse en un recipiente hermético o cubrirse con papel celofán antes de ser colocados en el refrigerador.

Todas las verduras de hoja

Las hortalizas de hoja, como la col rizada, las espinacas, la lechuga o la cebolla cambray o cebolleta, entre otras, no deben guardarse en la nevera. El ambiente frío estropea su sabor. Además, pronto comenzarán a emitir un olor desagradable, lo que echará a perder los alimentos que están dentro.

Por lo tanto, es mejor comer estos productos frescos justo después de comprarlos. En otros casos, mejor guardarlos a una temperatura de 0 a 4 grados o colocadas en pequeños contenedores de agua.

La mayoría de las frutas

Todos los tipos de frutas tropicales, incluidos los plátanos, el lichi, la papaya y demás, así como los tomates, los pepinos y otras verduras, mejor no almacenarlos en la nevera durante largo tiempo.

Los plátanos se vuelven negros y se pudren más rápido en un ambiente frío que en condiciones de temperatura ambiente. Los tomates en el refrigerador también pueden congelarse y volverse blandos y acuosos. Las manzanas, los melocotones, las naranjas, el kiwi y otras frutas tampoco necesitan almacenarse en el refrigerador, ya que las bacterias pueden ir reduciéndose.
Pueden almacenarse entre 15 y 30 días a temperatura ambiente.

Miel

Almacenar la miel en la nevera hará que el azúcar se cristalice más rápidamente, por lo que se solidificará y perderá sus beneficios.

La harina, la leche en polvo y otros alimentos en polvo

Mucha gente pone la harina en la nevera porque tiene miedo de que empiecen a aparecer insectos. Sin embargo, en el frigorífico este tipo de alimentos absorben la humedad y los olores de otros productos. En el caso de la harina cambiará su sabor y puede aparecer moho.

Cómo no debes usar el papel de aluminio en la cocina

Las papas fritas y las galletas se humedecen cuando se guardan en la nevera. El pan y los bollos, por otro lado, pueden secarse y endurecerse. Los fideos instantáneos se volverán suaves y el chocolate tendrá una capa blanca.

En la elaboración de estos productos se añaden conservantes que permiten almacenarlos durante mucho tiempo sin necesidad de ponerlos en el refrigerador.

¿Cómo almacenar la comida en la nevera correctamente?

Es importante recordar que en la cámara frigorífica se produce un descenso gradual de la temperatura de arriba a abajo. Por lo tanto, se recomienda disponer los productos en los estantes según su fecha de caducidad.

La puerta es el lugar con la temperatura más alta de la nevera. Por lo tanto, ahí se deben almacenar los alimentos menos exigentes a la hora de mantener la frescura y los que se consumirán antes. Por ejemplo, bebidas abiertas o huevos de gallina.

Los estantes superiores son para los alimentos que no requieren demasiado frío, como las salsas y el yogur. También la fruta y los postres.

Los estantes de en medio son perfectos para alimentos que necesitan ser almacenados a temperaturas más bajas, como sobras o alimentos enlatados abiertos. Esto permitirá conservarlos durante un cierto período de tiempo y también no olvidar que ya han sido abiertos, ya que están en el lugar más visible.

Los estantes inferiores son el lugar perfecto para aquellos productos que necesitan temperaturas más bajas pero sin llegar a congelarse. A medida que el aire frío se mueve hacia abajo, la temperatura en esta zona será relativamente más baja.

Los cajones frescos son la zona indicada para guardar la verdura que vayamos a usar cada día, así como comidas preparadas y la carne que vayamos a consumir pronto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here