Rusia domina el mercado del trigo y sigue creciendo

Imagen de Kira Hoffmann en Pixabay

Sputnik.- Hace solo 20 años Rusia importaba trigo, y ahora es el principal exportador. El país parece “cimentar su posición como la fuerza dominante en el mundo del trigo”, escribe la agencia Bloomberg.

Más de 100 naciones, desde Egipto hasta Filipinas, compran los granos rusos, y Moscú busca ampliar esa lista, señala el medio.

Recientemente, Argelia dio luz verde a Rusia para aumentar los envíos de cereales. Un movimiento similar se había producido en Arabia Suadí el año pasado, otro mercado donde quería entrar Rusia.

“Se puede ver un asombroso aumento tanto de la producción como de las exportaciones de Rusia. Ha invertido mucho para aumentar la cuota de mercado y sigue creciendo”, cita la agencia a James Bolesworth, director de la consultoría CRM AgriCommodities con sede en el Reino Unido.

Unas mayores ventas rusas a Argelia serían un golpe para los exportadores franceses porque la nación es su mayor cliente, observa el medio.

Según el artículo, los suministros baratos le permitieron a Rusia apoderarse de una importante parte del mercado de exportaciones de EEUU y la Unión Europea en la última década, al dominar las ventas a países como Egipto, donde ha ganado el 82% de las licitaciones en esta temporada.

Los agricultores rusos “han utilizado el aumento de los ingresos para invertir en fertilizantes y equipos de alta gama para aumentar aún más la producción, y han ampliado el almacenamiento para tener más control sobre la conservación de los cereales a fin de obtener mejores precios”, analiza Bloomberg.

Además de las tecnologías agrícolas modernas, el éxito actual de Rusia se debe a una cosecha abundante, precios atractivos y la calidad de grano, comenta a su vez la columnista de la edición en ruso de Sputnik, Natalia Dembínskaya.

El trigo es el principal artículo de las exportaciones rusas de cereales, recuerda la analista. En 2018, Rusia desbancó a Estados Unidos del puesto líder en el mercado del trigo.

Según la columnista, entre las razones de ese cambio figura la guerra comercial desatada por Washington que ha elevado al 25% los aranceles chinos para el trigo. “Donald Trump golpeó a sus propios agrarios”, comenta Dembínskaya.

Al mismo tiempo, el mercado quedó afectado por la situación económica mundial. El exceso de oferta de cereales hundió los precios hasta aproximadamente la mitad de los niveles máximos de 2012, lo que dificultó obtener beneficios en dólares.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here