América Latina inicia septiembre con una “nueva normalidad”

Foto: APG

Mexico, Bolivia (Xinhua).- América Latina inició septiembre con una “nueva normalidad” y aunque la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19) sigue afectando a la población, los gobiernos han decidido salir adelante y reanudar más actividades económicas, así como iniciar el ciclo escolar, aunque sea de manera virtual, pero manteniendo las medidas sanitarias para contener el virus.

En Brasil, con 3.950.931 casos y 122.596 muertos, el presidente Jair Bolsonaro anunció que el auxilio de emergencia para las personas que han visto reducidos sus ingresos en el marco de la pandemia será prorrogado por otras cuatro cuotas de 300 reales (unos 56 dólares) hasta fin de año.

La ayuda está destinada a los trabajadores del sector informal, los microempresarios individuales, los trabajadores por cuenta propia y los desempleados, a fin de proporcionar protección social de emergencia durante la crisis causada por la pandemia.

El beneficio comenzó a pagarse en abril, e inicialmente fueron establecidas tres cuotas de 600 reales (unos 112 dólares), tras lo cual fue extendido en junio por otros dos meses, hasta fin de agosto, con el mismo valor.

En tanto, la Cámara de Diputados aprobó un proyecto de ley que aumenta las penas para diversos tipos de delitos vinculados a la malversación de fondos destinados a hacer frente al estado de calamidad pública, debido a la COVID-19.

El texto, que duplica las penas por los delitos cometidos por los funcionarios contra la administración pública, será enviado ahora al Senado para su aprobación.

En México, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que el país ya dejó atrás “lo peor” en lo que respecta a la crisis económica y sanitaria derivada del nuevo coronavirus.

Al ofrecer un mensaje con motivo de su Segundo Informe de Gobierno, el mandatario explicó que el país lentamente está retomando las actividades productivas, que se habían detenido para evitar la propagación de la enfermedad.

“Pronostiqué que la crisis económica provocada por la pandemia sería transitoria. Dije que será como una ‘V’: que caeríamos pero que saldríamos pronto”, precisó el presidente en el Palacio Nacional, ante un reducido número de invitados.

“Afortunadamente, así está sucediendo. Ya pasó lo peor y ahora vamos para arriba”, agregó López Obrador, quien asumió el 1 de diciembre de 2018 por un mandato de seis años.

En Colombia, el ministro de Salud y Protección Social, Fernando Gómez, pidió a los ciudadanos del país continuar con las medidas sanitarias para evitar contagios del nuevo coronavirus, ya que se pueden presentar rebrotes debido a la apertura de varios sectores para reactivar la economía.

“Es muy importante que los colombianos no tengan la sensación de que todo ya pasó. El virus sigue existiendo, está entre nosotros, y si bajamos la guardia hay un riesgo importante de que se presenten rebrotes”, sostuvo.

El sector de la aviación se reactivó el martes con varios vuelos locales, luego de que estuvo cerrado por cinco meses por la pandemia del nuevo coronavirus, mientras que el transporte intermunicipal también retomó operaciones en algunas regiones, actividades todas que reiniciaron con medidas de bioseguridad.

Por lo pronto, autoridades sanitarias anunciaron que estudian el caso de un joven que al parecer presentó un caso de reinfección por la COVID-19, la cual contrajo en mayo pasado en la caribeña ciudad de Cartagena de Indias.

En Ecuador, más de 1,8 millones de estudiantes del régimen Sierra y Amazonía iniciaron el nuevo ciclo escolar 2020-2021 con clases virtuales, debido al nuevo coronavirus que lleva seis meses en el país.

El presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, inauguró el nuevo ciclo escolar a través de una cadena nacional transmitida por televisión y radio en la que auguró éxitos a los estudiantes.

Agregó que se han tomado todas las medidas necesarias para hacerlo en las mejores condiciones posibles y pidió a los estudiantes ser responsables con el estudio en casa.

“Sé que extrañan a sus compañeros, los recreos, los deportes (…), pronto llegará ese día. Por ahora, a guardar distancia, a cuidar nuestra salud y también la de nuestras familias”, apuntó Moreno.

En Cuba, bajo estrictas medidas sanitarias, se reanudó el curso escolar 2019-2020 en zonas del país donde ya no se registran casos de la enfermedad, luego de una interrupción de cinco meses por la pandemia.

Con el propósito de terminar el curso que debió concluir en julio, los centros educacionales cubanos abrieron sus puertas el martes en casi toda la isla, excepto en La Habana y en las localidades con casos de personas contagiadas del virus.

En tanto, unos 355.000 alumnos continuarán en casa sin poder incorporarse a las clases presenciales debido a la presencia del nuevo coronavirus en sus lugares de residencia en los 15 municipios de La Habana, así como en cuatro localidades de otras provincias occidentales: La Palma, Mariel, San Cristóbal y
Cárdenas, y en dos del centro (Camajuaní y Manicaragua).

Por lo pronto, La Habana, convertida en el epicentro de la pandemia en Cuba, amaneció bajo estrictas medidas de restricción aplicadas por el gobierno durante dos semanas, para tratar de conjurar un rebrote de los contagios con la COVID-19.

En Argentina, el gobierno instó a la población a redoblar esfuerzos y elevar las medidas de cuidado individual ante la enfermedad, con el fin de evitar el colapso del sistema sanitario que presenta “tensión” en varias provincias del país.

La secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, afirmó que se mantiene un trabajo intenso entre el gobierno nacional y las provincias para gestionar las camas de terapia intensiva y la respuesta del personal sanitario.

“El sistema está en riesgo, y está en riesgo en todo el país. La posibilidad del colapso existe, y el colapso es real en algunos lugares, como en el Alto Valle (de Río Negro) o en Jujuy. En la provincia de Buenos Aires y en la ciudad de Buenos Aires la situación es más aliviada, pero es igualmente grave”, alertó Arnaldo Dubin, integrante de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI).

En Uruguay, el gobierno firmó un acuerdo con Brasil para el seguimiento conjunto de la pandemia de la COVID-19 en las ciudades fronterizas de Artigas (Uruguay)-Quaraí (Brasil) y Río Branco-Jaguarao.

Es “una nueva forma de avanzar en la lucha contra la COVID-19, con la colaboración de nuestros hermanos (brasileños)”, dijo el ministro uruguayo de Salud Pública, Daniel Salinas.

Con este convenio se abordará estas ciudades binacionales como “unidades sanitarias” y se unificarán criterios sobre los métodos de diagnóstico y las medidas preventivas como uso de tapabocas, distanciamiento social y aforo en comercios, para el control de posibles brotes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here