COVID-19 provoca caída de importaciones y superávit comercial en Bolivia

Image by Jarosław Bialik from Pixabay

Por René Quenallata Paredes

La Paz, Bolivia abril (Xinhua) — La enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19) en Bolivia comenzó a tener sus efectos en las importaciones, con una caída del 19 por ciento en el primer bimestre, frente al mismo periodo de 2019, pero a la vez provocó un superávit de 61 millones de dólares en la balanza comercial, según el privado Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), con datos del estatal Instituto Nacional de Estadística.

De acuerdo con el informe, las exportaciones en enero y febrero aumentaron un 9 por ciento en relación al mismo bimestre del año anterior.

El presidente de la Cámara Nacional de Despachantes de Aduanas, Antonio Rocha, dijo hoy jueves a Xinhua que estos efectos estaban en las previsiones y que es un indicador de las complicaciones que experimenta el comercio exterior boliviano y mundial.

“La cuarentena dictada en varios países por el coronavirus está afectando al flujo del comercio exterior y ahora se está priorizando la importación de insumos médicos para combatir la pandemia”, indicó.

A decir de Rocha, el superávit comercial siempre es alentador para un país, pero en estas condiciones “Bolivia tiene balanza comercial positiva, pero a costa de la disminución de las importaciones y no por la mayor productividad y apertura de mercados externos”.

De acuerdo con el IBCE, los principales mercados para las exportaciones bolivianas en estos dos primeros meses fueron Brasil, con una participación del 20 por ciento sobre el total, seguidos de India (13 por ciento) y Argentina (12 por ciento).

Los principales proveedores del país, pese a la pandemia de la COVID-19, siguieron siendo China, con una participación del 21 por ciento sobre el total, seguida por Brasil (20 por ciento) y Argentina (8 por ciento).

El mayor superávit comercial bilateral se registró con India por un valor de 155 millones de dólares, mientras que el principal déficit comercial bilateral fue con China por un valor de 231 millones de dólares.

El economista y gerente general del IBCE, Gary Rodríguez, explicó a Xinhua que Bolivia inició 2020 con un mínimo superávit comercial, empujado por la baja de importaciones, principalmente desde Asia.

Admitió que la pandemia de la COVID-19 en el mundo generó una ralentización de la economía por miedo a la propagación del virus.

Dijo que no se debe dejar de lado la caída drástica del precio internacional del petróleo, que significa un impulso a la recesión de la economía del planeta.

Rodríguez señaló que las exportaciones bolivianas siguen siendo impulsadas por el gas natural y minerales, en tanto, que los productos no tradicionales mantienen su ascenso lento.

Recordó que Bolivia arrastra desde 2015 el déficit comercial y que le fue difícil revertir esa situación, por existir un contexto internacional poco favorable ante la caída de precios.

Por su parte, el ministro de Desarrollo Productivo y Economía Plural, Wilfredo Rojo, declaró a un programa de televisión local que el tránsito y salida de mercadería internacional (exportación e importación) en el país están garantizados, al igual que su distribución y comercialización.

No obstante enfatizó que se está priorizando la importación y tránsito de productos alimenticios e insumos médicos para que la población esté abastecida y protegida ante la pandemia.

Mencionó que, por el riesgo de la COVID-19, las importaciones de productos, principalmente de Asia, sufrieron una disminución.

“Esta situación ha permitido que las exportaciones del país tengan mayor presencia en la balanza comercial y registre superávit en los primeros meses del año. Existen menos importaciones fundamentalmente; esperemos que esta situación ayude a la industria nacional”, añadió.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here