Derechos inalienables y por qué son importantes

Public Domain

VOA Noticias.- En la Declaración de la Independencia, los fundadores de Estados Unidos definieron que los derechos inalienables incluyen “la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad”.

Estos derechos se consideran “inherentes a todas las personas y aproximadamente lo que queremos decir hoy cuando decimos derechos humanos”, dijo Peter Berkowitz, director del Personal de Planificación de Políticas del Departamento de Estado.

Estos derechos no solo protegen a los estadounidenses en casa, sino que forman la base de una política exterior moral en el extranjero, dijo Berkowitz:

“Asumimos la obligación de defenderlos, en 1948, cuando lideramos el esfuerzo en las Naciones Unidas para aprobar la Declaración Universal de Derechos Humanos. Ha habido presidentes de ambos partidos políticos que han defendido los derechos humanos. Y los compromisos fundacionales de Estados Unidos involucraron el respeto por la dignidad inherente a todos los seres humanos”.

Hace un año, el Secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, convocó a la Comisión de Derechos Inalienables con un mandato específico, dijo el director Berkowitz.

“El secretario Pompeo pidió a los miembros de la Comisión que investigaran, para replantear el compromiso indudable de Estados Unidos con los derechos humanos en la política exterior, en los documentos fundacionales de Estados Unidos: la Declaración de Independencia y la Constitución de Estados Unidos, en la tradición constitucional estadounidense y también para ayudarnos a comprender el compromiso indudable de Estados Unidos con los derechos humanos a la luz de la Declaración Universal de Derechos Humanos, que firmamos en 1948”.

Los derechos inalienables afectan directamente las relaciones de Estados Unidos con países individuales, dijo el director Berkowitz.

“Lo vemos, por ejemplo, en las reiteradas condenas del secretario Pompeo al encarcelamiento de musulmanes uigures en campamentos de internamiento chinos. Lo vimos en la década de 1980, cuando Ronald Reagan defendió los derechos humanos de los disidentes que la Unión Soviética había encarcelado cruelmente en sus gulags. Lo escuchamos cuando la administración se enfrenta a la República Islámica de Irán, que también reprime a sus propios ciudadanos”.

Si bien “los derechos humanos ciertamente no son la totalidad de la política exterior estadounidense”, señaló el director Berkowitz, son “un componente esencial, una parte clave de la mezcla de la política exterior estadounidense”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here