MYPES e informales están al borde del colapso por el coronavirus en Bolivia

Por René Quenallata Paredes

La Paz, Bolivia abril (Xinhua) — En medio de una emergencia sanitaria por la COVID-19, pero con ribetes de crisis política y social derivados de las fallidas elecciones de octubre de 2019 y agravadas por las medidas de cuarentena, las micro y pequeñas empresas (mypes) en Bolivia son las más azotadas y están al borde de la quiebra.

Además, otro grueso sector de la ciudadanía boliviana representado por los informales, ve insostenible aguantar las medidas restrictivas más allá del 15 de abril, fecha fijada por el gobierno interino apoyado por la oposición sobre el estado de emergencia sanitaria con cierre de fronteras, prohibición del tránsito de personas y vehículos, y suspensión de toda actividad.

“Nosotros somos un país modesto, no podemos compararnos con otros de Asia, Europa y Norteamérica, donde pueden darse el lujo de estar en cuarentena más de un mes. La mayoría en Bolivia tiene pequeñas, empresas unipersonales, pero mucha gente se dedica al trabajo informal y tiene que vivir al día”, afirmó a la radio local Juan Carlos Ramos Mamani, un mecánico de 39 años que dijo tener cerrado su taller por tres semanas.

“Día no trabajado es un día que no gano para el alquiler del taller, para salarios de cuatro operarios, para material, no tengo para pagar la renta donde vivo, y lo peor ya no tengo para comer. Lo poco que he ahorrado servirá para el alquiler, pues de lo contrario me echan a la calle”, relató preocupado.

Bolivia vive desde el 10 de marzo restricciones parciales por el COVID-19. Hasta el martes 31 de marzo, en tres semanas, se registraron 115 casos confirmados y siete decesos en el país andino amazónico.

El politólogo y comunicador con especialidad en Comunicación Política, Economía y Análisis de Escenarios, Jorge Richter, dijo este miércoles a Xinhua que como el caso del mecánico hay millones de personas que dependen a diario de su trabajo, y que será “muy difícil que puedan soportar sin generar su sustento”.

A decir del experto, Bolivia tiene una dinámica económica interna conformada principalmente de micro y pequeñas empresas en más de 50 por ciento, tiene empresas unipersonales y un sector informal mayoritario.

“Son pocas las empresas medianas, y peor, casi son nulas las grandes empresas en el país”, añadió.

En consecuencia, dijo que los sectores que viven de su trabajo diario se ven afectados por la cuarentena y estado de emergencia sanitaria. “No se puede ocultar, hay varios sectores al borde de la quiebra”, añadió.

“La exponencial presencia del coronavirus ha generado en Bolivia también una crisis en los sistemas de salud. A ella, se suma la aún presente crisis política desde octubre de 2019. Ambas se entrecruzan y perfilan un panorama complejo en las próximas semanas y meses para el país”, afirmó Richter.

Manifestó que, si bien la economía del mundo comienza a sentir la recesión y complicaciones, los países en desarrollo, como Bolivia, la sienten más con sus efectos generales en la micro y macroeconomía.

Néstor Conde, presidente de la Confederación Nacional de Micro y Pequeñas Empresas (Conamype), señaló a Xinhua vía telefónica que al menos el 60 por ciento de los trabajadores de su sector corren el riesgo de perder sus empleos y la quiebra de estos emprendimientos si el gobierno no implementa de inmediato un plan de ayuda financiera de emergencia a estas empresas.

Advirtió que la crisis sanitaria, aunque se supere, dejará una crisis económica y social complicada que se irá agravando con el transcurso del tiempo en Bolivia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here