Bolivia alcanza 54.156 casos de COVID-19

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay

La Paz, Bolivia (Xinhua).- En más de 18 semanas, Bolivia registró este jueves 54.156 casos de COVID-19, la cifra diaria más alta desde que comenzó la pandemia en este país, en medio de una jornada que se caracterizó por la disputa política entre el Ejecutivo y el Legislativo en torno a la duda que se levantó con la veracidad o no de los contagios de ministros y viceministros.

El Ministerio de Salud emitió su informe nocturno en que destaca la cifra de recuperados que en el mismo periodo 16.979 personas que vencieron a la COVID-19 que representa el 31,3 por ciento, una cifra considerable respecto a los contagios confirmados.

Además, el número de los picos altos de contagio de casos nuevos de coronavirus, se registra el ascenso de decesos con un acumulado de 1.984 (3,7 por ciento).

Los poderes Ejecutivo liderado por gobierno interino y el Legislativo dominado por el Movimiento Al Socialismo (MAS) en las últimas semanas han protagonizado una serie de enfrentamientos que raya en un cuasi conflicto de poderes lo que ha afectado a enfrentar integral y efectivamente a la pandemia del coronavirus.

La presidenta del Senado (MAS), Eva Copa, retó este jueves a los miembros del Ejecutivo a publicar sus pruebas COVID-19 para comprobar que contrajeron el virus.

Copa, que también está afectada por el coronavirus y guarda cuidados en su domicilio, confesó que causa susceptibilidad que el 50 por ciento del gabinete de ministros esté infectado con el virus y que sean asintomáticos.

Además, se refirió a la “normalidad” con que se estarían mostrando aquellos miembros del Ejecutivo que dieron positivo a la prueba.

“Realmente yo no quiero creer que se esté jugando con la salud, eso es imperdonable”, aseveró.

Hasta la fecha, al menos 13 autoridades del Ejecutivo, incluida Jenine Áñez, líder del gobierno interino de Bolivia, se encuentran aisladas.

En una entrevista televisiva, el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, dijo este jueves que su colega del gabinete el ministro de Economía, Óscar Ortiz, “se está muriendo en una clínica” aquejado por el coronavirus.
También afirmó que Áñez, que también es portadora del virus, está con fiebre.

“Nosotros hemos empezado a trabajar con las mejores ganas y lo estamos haciendo. Hoy tengo a mi amigo Óscar Ortiz muriéndose en una clínica por pelear junto conmigo y junto con otros contra la enfermedad”, añadió.

El país andino amazónico vive desde el 10 de marzo restricciones parciales por la COVID-19. Una cuarentena desde el domingo 22 de marzo y se radicalizó con un estado de emergencia sanitaria desde el 26 de marzo, con un virtual estado de sitio hasta el 10 de mayo.

A partir del 12 de mayo se incluyó la cuarentena rígida y dinámica que se cumplió hasta el 1 de junio, fecha cuando empezó la cuarentena flexible bajo el control de gobiernos subnacionales y prevé concluir el 31 de julio.

El informe del Ministerio de Salud ratifica que los departamentos donde se torna incontrolable la pandemia siguen siendo Santa Cruz (este), La Paz (oeste), Cochabamba (centro) y Beni (noreste) en ese orden. Los cuatro de nueve regiones concentran el 90 por ciento del total.

En la última semana se evidenciaron no sólo el desborde de cifras, sino del colapso en hospitales, cementerios, escasez de medicamentos que ha obligado al gobierno interino de Bolivia a anunciar la intervención de clínicas privadas para la atención de enfermos con la COVID-19, pero que a la fecha aún se registró.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here