Bolivia arranca vacunación sin precedentes de su historia sanitaria

Foto: Xinxua

La Paz, Bolivia (Xinhua).- Bolivia arrancó hoy jueves en la ciudad de Santa Cruz (este) la campaña de inmunización más grande de su historia sanitaria, con la aplicación de las vacunas desarrolladas por la farmacéutica china
Sinopharm contra la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19) a personas con enfermedad de base.

El emprendimiento fue iniciado con la presencia del presidente boliviano, Luis Arce, autoridades gubernamentales y locales, representantes de la Embajada China en Bolivia, además de personal de Salud y ciudadanía en general.

Una mujer y un hombre con enfermedad de base fueron los primeros en recibir la dosis.

“Con esta vacuna nos sentimos seguros, para que todos mis compañeros con los que hago diálisis tres veces por semana podamos estar protegidos”, afirmó Mónica Alejandra Cruz, la primera beneficiada, en el acto público realizado en el Centro Nacional de Enfermedades Tropicales (Cenetrop) de Santa Cruz.

Al lugar llegaron un centenar de personas de este grupo de alto riesgo, con todas las medidas de bioseguridad, para la inoculación, cumpliendo el protocolo respectivo que hizo conocer el Ministerio de Salud.

Esta campaña, que despertó gran expectativa en la población por la “dosis de esperanza”, se extenderá en los diferentes departamentos bolivianos que, en cerca de un año de la pandemia alcanzó hasta la fecha 245.719 contagios y 11.547 decesos.

El miércoles llegó al país un lote de las dosis chinas desde Beijing (China); una parte se quedó en Santa Cruz y el resto se distribuyó a otros departamentos para encarar esta cruzada contra la enfermedad.

De acuerdo con el plan gubernamental, en esta fase las dosis estarán
dirigidas a completar la inoculación al personal de salud, a gente con enfermedad de base y mayores de 60 años.

En su oportunidad, el presidente Arce agradeció el apoyo decidido de China y exhortó a la población a seguir disciplinadamente con el protocolo en este proceso de inmunización.

“Estamos vacunando a las personas que están en el grupo de alto riesgo y gradualmente llegaremos a todo el pueblo que sufrió durante un año la incertidumbre y mucha preocupación”, manifestó.

En tanto, el ministro de Salud y Deportes, Jeyson Auza, explicó que las personas que deseen ser vacunadas de manera voluntaria y gratuita tendrán que pasar por un triaje (protocolo), que comprenderá un examen médico rápido para determinar si el solicitante está en condiciones para recibir una vacuna.

Las personas con enfermedad de base tendrán que presentar un documento que certifique su estado de salud o su afiliación a alguna asociación sobre males como el cáncer o renales, entre otras.

El titular de Salud mencionó además que cada solicitante pasará por un proceso informativo sobre las ventajas y los riesgos de ser inmunizados, luego deberá firmar un consentimiento, para posteriormente recibir la vacuna y pasar a un centro de observación durante 15 a 30 minutos y así contar con un certificado con la fecha de la segunda dosis.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here