Bolivia: Con descenso de casos y el 64 por ciento de recuperados

Foto: APG

La Paz, Bolivia (Xinhua).- Luego de un descontrolado ascenso de casos de COVID-19 en julio pasado y gran parte de agosto, Bolivia cumplió este jueves seis meses de los primeros confirmados del nuevo virus desde el 10 de marzo con un pico de infectados en descenso en las dos últimas semanas y un 64 por ciento de recuperados, según el Ministerio de Salud.

Los casos nuevos registrados en los nueve departamentos bolivianos muestran una caída en los últimos días, de acuerdo con el análisis de los datos oficiales disponibles en la página web Bolivia Segura de este ministerio.

La cifra alcanzó un total de 124.205 contagiados con el coronavirus hasta este jueves, muy por debajo de los 150.000 que las autoridades del Gobierno interino habían anunciado para la primera semana de septiembre, en medio de un conflicto político y social por los comicios generales.

Según el reporte diario, este país registró hasta la fecha 7.193 decesos que representa el 5,8 por ciento de promedio de decesos por el coronavirus.

Sobre los recuperados, desde el 10 de marzo, este país llegó a 79.483 (el 64 por ciento) personas que vencieron el contagio del nuevo virus.

El jefe de Epidemiología del Ministerio de Salud, Virgilio Prieto, reconoció este jueves que hay una disminución de casos en los últimos días, aunque lamentó el incremento de fallecidos. Empero, destacó las cifras de los recuperados como “alentadoras”.

“El incremento de recuperados es otro elemento que nos induce a pensar que estamos en una desescalada”, agregó.

A su vez, René Sahonero, asesor del Ministerio de Salud, expresó su optimismo a Xinhua porque comience la curva descendente, luego de reportarse cifras menores a los cuatro dígitos.

Manifestó que el horizonte de la pandemia en Bolivia tuvo en los últimos días una proyección a “aplanar la curva”, pero que considera que aún es prematuro decir que ya se llegó a un pico.

“No podemos bajar la guardia, tenemos que seguir con todas las medidas de bioseguridad”, agregó.

No obstante, expresó su preocupación por que a partir de septiembre se dejó el confinamiento y se flexibilizaron varias medidas para encarar una nueva normalidad, a la que se sumaron las masivas campañas políticas de cara a las elecciones del 18 de octubre próximo.

Desde el 1 de septiembre varias ciudades bolivianas retomaron la jornada laboral de ocho horas escalonadas, tanto en el sector público como en el privado. Se abrieron las fronteras aéreas, así como la circulación peatonal y el transporte vehicular de lunes a viernes hasta las 20:00 y hasta las 16:00 fines de semanas, manteniendo las medidas de bioseguridad.

También se anunció que a partir del 14 de septiembre los restaurantes, patios de comida y cines comenzarán a abrir al público con protocolos de seguridad.

Bolivia cumplió hasta el 31 de mayo una cuarentena rígida con casi la total paralización de actividades y a partir de junio ingresó a la cuarentena dinámica que implica varias flexibilidades y que concluyó el 31 de agosto. A partir del 1 de septiembre este país ingresó a la fase del “postconfinamiento”.

El comunicador social, analista político, productor y exdirector de comunicación del Ministerio de Justicia, Rolando Ayaviri, dijo a Xinhua que la pandemia trajo a Bolivia la crisis sanitaria que demolió el precario sistema de salud pública.

Además, continuó, profundizó la crisis política y social en el país andino amazónico que arrastra desde octubre del año pasado producto de las elecciones fallidas.

Señaló que a esta compleja situación se suma una profunda crisis económica que se refleja en los índices macroeconómicos negativos, como la recesión, déficits gemelos (fiscal y comercial), desempleo, entre otros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here