El primer fármaco pensado para COVID-19 comenzará a probarse

Image by Steve Buissinne from Pixabay

(Sputnik).- La farmacéutica estadounidense Regeneron Pharmaceuticals y la Universidad de Oxford, Inglaterra, anunciaron que el REGN-COV2, el primer fármaco elaborado para el COVID-19, comenzará a probarse en pacientes hospitalizados con el fin de evaluar si está apto para neutralizar la enfermedad. Conoce los detalles aquí.

La Universidad de Oxford, de Inglaterra y la farmacéutica de Estados Unidos Regeneron Pharmaceuticals anunciaron que el fármaco que crearon para el COVID-19 a partir de una serie de ensayos clínicos, REGN-COV2, comenzará a probarse en pacientes hospitalizados.

Se trata de la tercera fase de una investigación presidida por profesionales de la Universidad de Oxford. La etapa de pruebas lleva el nombre de RECOVERY (recuperación, en inglés) y tiene como fin evaluar la eficacia de este fármaco, que ya ha dado buenos resultados en pruebas anteriores.

¿Qué es RECOVERY y el REGN-COV2?

El REGN-COV2 consiste en un “cóctel de anticuerpos antivirales”, entre los que se encuentra la dexametasona, que será probado en pacientes hospitalizados por COVID-19 en estos ensayos clínicos bajo el nombre de RECOVERY, según explicó la Universidad.

A principios de año, la Universidad y Regeneron realizaron una serie de ensayos clínicos a partir de los que descubrieron que la dexametasona tiene beneficios en pacientes graves de COVID-19.

Según define la Organización Mundial de la Salud (OMS), “la dexametasona es un corticosteroide utilizado en gran variedad de afecciones por sus efectos antiinflamatorios e inmunosupresores”. La OMS menciona la investigación de la universidad británica, y señala que está comprobado “que aporta beneficios a enfermos en estado crítico”.

Aún así, resaltó que el fármaco no debe tomarse ni como método de prevención de la enfermedad, ni para los síntomas leves que presente, ya que solo ha mostrado ser útil “en casos críticos”.

Peter Horby, profesor de Enfermedades infecciosas emergentes y salud mundial del Departamento de Medicina de Nuffield de la Universidad de Oxford e investigador en jefe del ensayo, explicó que aunque la dexametasona probó ser eficaz frente al coronavirus, “la tasa de mortalidad sigue siendo demasiado alta, por lo que debemos seguir buscando otros”.

Por su parte, el presidente y director científico de Regeneron, George D.
Yancopoulos, sostuvo que “el mundo necesita urgentemente nuevos medicamentos para combatir el COVID-19, y los ensayos bien diseñados para evaluar nuevas opciones de tratamiento nos ayudarán rápidamente a saber cuáles son los más efectivos”.

¿Cómo será el ensayo clínico RECOVERY?

RECOVERY es uno de los ensayos aleatorios de posibles tratamientos COVID-19 más grandes del mundo, señala la revista científica European Pharmaceutical Review. Según Horby, se procurará probarlo en al menos 2.000 pacientes.

En síntesis, la investigación buscará obtener datos para comparar los resultados evolutivos de la enfermedad entre personas que recibieron REGN-COV2 en conjunto con la atención médica habitual y aquellos que no recibieron el fármaco. Además, se tendrán en cuenta otros elementos como la ventilación de la institución sanitaria y la atención habitual de estándar en cada hospital.

“Se trata del primer medicamento diseñado específicamente para esta enfermedad”, sostuvo a Reuters Martin Landray, profesor de medicina y epidemiología de la Universidad de Oxford, quien codirigirá las pruebas clínicas.
Además, añadió que hay “muchos buenos motivos que llevan a pensar que este podría ser un tratamiento muy eficiente”.

“Esperamos ver si REGN-COV2 es seguro y eficaz en el contexto de un ensayo clínico aleatorizado a gran escala; esta es la única forma de estar seguro de si funciona como tratamiento para COVID-19 “, concluyó Horby.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here