Cuando la comida sana puede hacerte daño

Photo by Anna Pelzer on Unsplash

(Sputnik).- La fijación excesiva en la comida sana puede hacer daño, opina Iván Alimenko, psicólogo clínico y especialista en nutrición racional, pérdida de peso y trastornos de la alimentación corrección en una entrevista con Sputnik.

Hoy en día la intención de comer sano es muy popular, especialmente gracias a las redes sociales. Sin embargo, el experto advirtió que los consejos de los consultores de las redes sociales deben ser tratados con precaución, porque a menudo los blogueros no son realmente especialistas en nutrición.

“Se ha puesto muy de moda hacer cursos de nutrición. Esta es una profesión incomprensible en general. Las personas sin formación médica básica, sin conocimientos ni experiencia, empiezan a dar consejos sobre dietas saludables”, explicó.

Detalló que estos supuestos expertos suelen recomendar el consumo de superalimentos. Este término no reconocido por la ciencia puede designar básicamente a cualquier cosa: las semillas de chía, la espirulina, las bayas de goji y otras bayas diversas, los alimentos sin lactosa y sin gluten, y la leche vegetal.

Estos alimentos, que supuestamente poseen una increíble cantidad de nutrientes, como resultado de una agresiva publicidad cuestan más que los alimentos tradicionales, señaló Alimenko.

Además, el especialista subrayó que no hay que esperar resultados milagrosos después de consumirlos.

“Hay muy pocos beneficios de estos alimentos. A menos que tenga reacciones alérgicas específicas o problemas raros con el metabolismo de los oligoelementos y las vitaminas, se trata simplemente de productos con valor añadido”, declaró.

Al mismo tiempo el especialista planteó otro problema de la disponibilidad de información de todo tipo: la ortorexia. Es el trastorno alimentario que ocurre cuando una persona opta por comer solo comida que considera saludable.

“En la búsqueda de algo perfecto podemos pagar de más por productos de calidad media o por productos cuyo sabor o composición de proteínas, grasas y carbohidratos no difiere de la comida ordinaria”, advirtió Alimenko.

Los trastornos alimentarios se han convertido en algo tan común como los expertos en alimentación saludable, enfatizó. El experto ve la causa en las limitaciones que una persona establece para sí misma y no se permite comer lo que le gusta. En consecuencia, no obtiene una sensación de satisfacción al comer, mientras consume alimentos no apreciados y supuestamente muy saludables en grandes cantidades.

“Por ejemplo, una persona sueña con un pastel, pero come frutos secos que también contienen muchas calorías. Gana kilos y no siente placer, y le persigue el sentimiento: ‘Me restrinjo en todo, no me permito nada, y no sirve de nada’. Tener miedo a los alimentos sabrosos con aditivos y potenciadores del sabor empobrece nuestra dieta, creando el riesgo de depresión dietética y comportamiento alimentario restrictivo”, subrayó el especialista.

A las personas con ortorexia les cuesta mucho socializar, se ponen ansiosos porque alguien coma diferente, son muy neuróticos en cualquier mesa, lo que crea los problemas para su adaptación, puntualizó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here