Receta poco usual para luchar contra el estrés de la pandemia

Photo by Jaroslav Nymburský from Pexels

(Sputnik).- Durante muchos años se habló de lo nocivo que podrían ser los videojuegos, sin embargo el doctor Guillermo Peñaloza, psiquiatra mexicano adscrito a los servicios de asistencia psicológica públicos, defendió el beneficio de tales para mantener la mente en funcionamiento y reducir el estrés de la pandemia.

Según la información recogida por el Instituto de Estadística y Geografía mexicano, por intermedio de la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y uso de tecnologías de la información en los hogares (Endutih, 2019) en México 80,6 millones de personas usuarias de internet de un total de 126,2 millones que conforman la población total.

La proporción de digitalización es más alta si se considera que hay 86,5 millones de usuarios de teléfonos celulares, lo que representa un 75% de la población total del país. A su vez, el 93% de los mexicanos cuenta con al menos un televisor.

En cuanto a la división del uso de internet según franjas etarias, puede verse el siguiente panorama:

El 88% de los mexicanos entre 12 a 17 años se conecta a internet;

El 91% de los que tienen entre 18 y 24 años;

El 87% en la franja de 25 a 34 años;

Y apenas el 35% de los mayores de 55 años.

Sus principales funciones son el entretenimiento en el 92% de las personas
consultadas, así como la obtención de información con un 91% de las preferencias y el mismo porcentaje para la comunicación con otras personas.

“Estas encuestas nos dicen que existe un amplio acceso a internet y las tecnologías en el país”, sostuvo Guillermo Peñaloza durante una entrevista con Sputnik.

Internet y pandemia

Este uso tuvo una evidente intensificación durante la pandemia del nuevo coronavirus, que además del aumento del entretenimiento en línea fue ocasionado por la masificación del trabajo a distancia. Peñaloza sostuvo que sobre sus efectos cuantitativos no se tiene aún una perspectiva de cifras claras en torno a cómo y qué tanto modificó este período los patrones de comportamiento de los usuarios de tecnología.

Aunque el horario de trabajo se volvió algo difícil de mantener a raya, el trabajo a distancia favoreció para muchas personas la práctica de una dieta alimenticia más saludable, hecha en casa. Sin embargo, esa mejoría respecto al tema de comida no hizo contrapeso al principal efecto de esta nueva intensidad tecnológica: el estrés ante la poca desconexión y la pérdida de atención después de la segunda hora de trabajo corrido.

A esto hay que sumarle el intenso uso cotidiano de redes sociales, una herramienta que ya ha cambiado la percepción de la salud mental en referencia a estas nuevas formas de comunicación masiva, que tienen un amplio dominio en la población menor de 35 años a nivel mundial:

El 90% de los menores de 35 años usan Facebook, es decir, 2.449.000.000 personas en el mundo. Youtube recibe un poco menos de atención según los datos citados por el experto, que indican que 2.000 millones de personas de entre 15 y 25 años son usuarios de esta red social. Instagram, un poco más abajo, tiene mil millones de usuarios entre 18 y 34 años. Y por último, Tik Tok, la compañía china concentra 800 millones de usuarios entre 16y 24 años.

El médico destacó la importancia de las redes sociales durante la época del distanciamiento social, permitiendo que los jóvenes — gregarios por naturaleza — mantuviesen cierta normalidad en sus interacciones sociales incipientes, que les brindan un escape de ambientes solitarios o demasiado sedentarios.

Sostuvo a su vez que es claro que un elemento central de este magnetismo es la retroalimentación entre pares, que genera una influencia en los usuarios mayores y menores de edad “que no está claro aún si es positiva, negativa o neutral”. Afectam de manera más evidente a los usuarios más jóvenes, que tienen mayor sensibilidad a lo que sucede con ellos en la realidad virtual.

El mismo problema ocurre con la abundancia de noticias falsas que circulan en redes sociales, sobre todo en Facebook, que claramente alteran la comprensión de las personas en torno a lo que está sucediendo a su alrededor.
Videojuegos contra el estrés

“Aunque a los padres les causa temor el uso de los videojuegos, no son algo malo para los niños, se ha visto que esto es falso”, apuntó Peñaloza.

El psiquiatra sostuvo la importancia de algunas características de los juegos, incluso los electrónicos, que tienen una calidad educativa y hasta liberadora del estrés:

Tienen una meta y brindan una sensación de propósito;

Cada uno tiene reglas específicas que liberan la creatividad y desarrollan el pensamiento estratégico;

Los sistemas de retroalimentación en redes sociales provee una motivación extra al jugador por mejorar y motiva la corrección de errores;

La participación voluntaria en el juego establece un sistema de igualdad entre los participantes;

Fortalecen la memoria y el aprendizaje;

Mejora el control de los movimientos de los niños;

Mejora el área del cerebro correspondiente a la toma de decisiones;

Pueden activar las áreas del cerebro que tienen que ver con el desarrollo de la atención así como habilidades como la planeación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here