Bolivia descarta confinamiento por COVID-19

Image by Steve Buissinne from Pixabay

La Paz, Bolivia (Xinhua).- El Gobierno de Bolivia reiteró hoy martes la negativa a decretar una nueva cuarentena rígida por la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19), como exigen algunos sectores políticos y médicos, debido al estado de recesión de la economía del país.

En conferencia de prensa, en La Paz (oeste), el ministro de Salud y Deportes, Jeyson Auza Pinto, convocó a los sectores que piden nuevo confinamiento, plantear alternativas de solución para impedir el ahondamiento de la crisis económica.

“La cuarentena desgarró la economía del pueblo boliviano y afectó a más del 80 por ciento de la población boliviana que vive del día a día; es por eso que más que optar por la opción más sencilla de un confinamiento, debemos buscar en conjunto estrategias y medidas que permitan enfrentar la segunda ola de contagios”, afirmó.

El funcionario aseguró que para eso están los profesionales, las autoridades y los dirigentes de los sectores para que consideren propuestas que permitan opciones que impulsen la reactivación económica en medio del rebrote, y evitar “posiciones cerradas” orientadas a una cuarentena rígida.

Sin embargo, admitió que Bolivia vive una escalada creciente de casos nuevos de COVID-19, por lo que se está aplicando una serie de acciones en el marco del Plan Estratégico Nacional de Lucha contra la COVID-19, que contempla un plan de prevención, contención y atención.

De acuerdo con el último informe del Ministerio de Salud, en poco más de 10 meses de pandemia, el país acumula 188.733 casos confirmados, 9.680 decesos y 144.227 recuperados.

A decir del ministro, se tienen datos complicados de los indicadores macroeconómicos del 2020 que muestran cifras rojas, como un crecimiento negativo, déficit fiscal histórico, inversiones públicas y privadas paralizadas, entre otros.

Bolivia cerró el 2020 con una contracción del Producto Interno Bruto (PIB) de 8,4 por ciento, según el Programa Financiero 2020-Segunda Revisión, suscrito el 7 de diciembre entre el Ministerio de Economía y el Banco Central de Bolivia (BCB).

Estas nuevas previsiones también señalaron que Bolivia tendrá un considerable déficit fiscal de un 12,3 por ciento del PIB, uno de los más grandes de las dos últimas décadas.

Sobre esta situación de crisis, el economista, analista financiero y ex funcionario del Banco Central de Bolivia (BCB), Luis Ballivián, manifestó recientemente, en entrevista con Xinhua, que la crisis ocasionada por la COVID-19 en 2020 provocó un “‘shock’ sin precedentes” para la economía mundial y de Bolivia, que experimenta una recesión.

Consideró que la pandemia y más aún el confinamiento tienen efectos “catastróficos y cifras negativas” sobre la actividad económica, y las dudas de una recuperación se centran en la magnitud y la duración del impacto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here