¿Son de verdad desleales los gatos?

Photo by Jae Park on Unsplash

(Sputnik).- A diferencia de los perros, los gatos no tienen la reputación de ser los animales más leales y apegados a los humanos, incluso si se trata de sus propios dueños. Sin embargo, los científicos han llegado a la conclusión de que no podemos culpar a estas mascotas de deslealtad.

Parece que estos animales simplemente son socialmente ineptos y no logran entender cuando alguien no está siendo amable con sus amos, según el nuevo estudio publicado en la revista Animal Behavior and Cognition.

Para el estudio, un grupo de investigadores de la Universidad de Kioto (Japón) usó con unos gatos domésticos una técnica utilizada anteriormente con algunos perros. El experimento involucró a 36 felinos domésticos (13 vivían en casas privadas y 23 vivían en cafés para gatos) y sus propietarios.

Las mascotas observaban cómo sus amos intentaban en vano abrir un recipiente y sacar un objeto de allí. En un grupo, una segunda persona, un actor, ayudaba al dueño a abrir el recipiente, es decir, actuaba como su amigo. En otro grupo, un actor se negaba a ayudar con el mismo problema actuando como un enemigo.

Como punto de comparación, una tercera persona se quedaba sentada sin ayudar ni negarse a ayudar. Después, el actor y la persona neutral en ambos grupos ofrecían al animal un trozo de comida para saber si rechazaría la oferta del supuesto enemigo.

El resultado fue claro. A los felinos no les importaba de quién tomar la comida, mientras que los perros sometidos al mismo experimento evitaban a las personas que se habían negado a ayudar a sus amos.

“Es posible que los gatos de este estudio no entendieran el significado o el objetivo del comportamiento de los dueños. E incluso si lo entendieran, podrían no haber detectado la intención negativa del actor que no ayudaba”, escribieron los autores del estudio, y destacan que no hay información disponible sobre si los felinos pueden reconocer los objetivos o las intenciones de otros a partir de sus acciones.

En otras palabras, podrían no haberse dado cuenta de que la otra persona no estaba ayudando a su amo con su tarea.

En opinión de los investigadores, los animales podrían carecer de las mismas capacidades de evaluación social que los perros porque, a diferencia de estos, no habían sido seleccionados por su capacidad de cooperar con los humanos.

Tampoco está claro si estos resultados se extienden a todos los gatos domésticos, ya que la mayor parte de los sujetos del estudio procedía de cafés para gatos. Aunque los domésticos y los de los cafés no mostraron diferencias de comportamiento, podrían tener un vínculo diferente con sus amos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here