¿Qué tácticas están realmente funcionando contra la pandemia?

Imagen de Squirrel_photos en Pixabay

(Sputnik).- Entre las experiencias locales o nacionales que mejor han servido para encarar la pandemia de COVID-19 se destacan dos de los países más golpeados: Brasil y Alemania. También está Nueva Zelanda, Corea del Sur y Vietnam. Te contamos cómo lo han logrado.

Las medidas que los Gobiernos deberían implementar para controlar satisfactoriamente el coronavirus pareciera que se basan en un amplio testeo diagnóstico, cumplir a rajatabla el aislamiento en caso positivo, trazar una red de posibles contagios a partir de la persona infectada, y brindar un buen servicio de salud.

¿Qué lugares están derrotando al coronavirus?

Aunque suene loco, ciertos lugares de Brasil están enfrentando muy bien el COVID-19. También de Alemania, donde el coronavirus golpeó fuerte. Corea del Sur, Vietnam y Nueva Zelanda son los ya clásicos casos de victoria.

Brasil, el gigante con pequeñas victorias

Pese a que el gigante sudamericano es la segunda nación más afectada a escala mundial por el COVID-19 —después de Estados Unidos—, rebasa las 100.000 muertes y cuenta más de 3 millones de contagios, hay 67 ciudades brasileñas que todavía están libres del virus. Según informó Uol Noticias, son pequeñas localidades cuyos pobladores han cumplido al pie de la letra el uso de tapabocas y alcohol en gel, y en el que hay estrictos controles sanitarios.

Uno de los municipios que mejor refleja el control de los casos COVID-19 es Trajano de Moraes, a 250 kilómetros al norte de Río de Janeiro. Allí, donde hay menos de 10.000 habitantes, las autoridades locales distribuyeron mascarillas, hicieron barreras sanitarias y realizaron todos los testeos de diagnóstico posibles, relata Uol Noticias.

Hasta ahora no ha habido ninguna muerte por COVID-19, y sólo dos pacientes han sido hospitalizados. El virus tardó más de dos meses en llegar después de que el 26 de febrero se confirmara el primero en Brasil.

El asombroso ejemplo neozelandés

También Nueva Zelanda ha sido un caso de éxito: hace más de 108 días que no se registran contagios comunitarios de COVID-19. El lunes 10 de agosto había 21 casos activos en un acumulado de poco más de 1.500, y 22 muertes, según el conteo de casos que lleva la Universidad John Hopkins.

Los casos activos son de residentes que acaban de regresar del extranjero, según publicó Axios. La frontera permanece cerrada a los no residentes y todos los neozelandeses recién llegados deben someterse a un dos semanas de aislamiento y tres tests de diagnóstico antes de concluirlo.

Esas han sido algunas de las medidas que Nueva Zelanda implementó a rajatabla para deshacerse del virus, a la que se suman el distanciamiento físico para detener la transmisión de la comunidad y controles basados en casos concretos mediante pruebas, rastreo de contactos y cuarentena.

Nueva Zelanda se comprometió relativamente pronto con una estrategia de eliminación claramente articulada y la aplicó de manera agresiva, según se explica en The Conversation. Un intenso bloqueo demostró ser muy eficaz para extinguir rápidamente el virus.

Países que han logrado sostener el control de la propagación del virus

Según las mediciones de Our World in Data (OWD), Corea del Sur, Alemania y Vietnam demostraron que son ejemplos a seguir por cómo han encarado la pandemia.

Corea del Sur, donde viven 51,6 millones de personas, logró aplanar rápidamente la curva epidémica sin cerrar empresas o aplicar muchas de las medidas más estrictas adoptadas por otros países de altos ingresos. El lunes 10 de agosto en el país se registraban menos de 15.000 casos acumulados, 663 activos y 205 muertes. “El país ha demostrado un éxito temprano en las tres fases del marco de preparación y respuesta a la epidemia: detección, contención y tratamiento”, resalta OWD.

OWD destaca el éxito de Vietnam debido a un “sistema de salud pública bien desarrollado, un Gobierno central fuerte y una estrategia de contención proactiva basada en pruebas exhaustivas, rastreo y cuarentena”. El lunes 10 de agosto en el país, poblado por 95,5 millones de personas, se registraban 847 casos acumulados, 433 activos, y 15 muertes por COVID-19, según los datos de la Universidad de John Hopkins.

​A lo largo de la pandemia, OWD también destaca la labor de Alemania. “El increíblemente sólido entorno favorable del país, que incluye un buen sistema local de atención pública y sanitaria e instituciones científicas expertas, ha contribuido en gran medida a este progreso de amplia base”, señalan. En el país hay 83 millones de habitantes, y más de 210.000 casos acumulados, más de 9.000 muertes y más de 11.000 casos activos.

Detección del virus

Corea del Sur construyó cientos de clínicas de detección innovadoras y de gran capacidad y colaboró estrechamente con el sector privado para garantizar un suministro adecuado de pruebas diagnósticas.
Por su parte, Vietnam ha llevado a cabo hasta tres grados de rastreo de contactos para cada caso positivo, a las que se les realizó un testeo.

​En Alemania se desarrolló una de las primeras pruebas diagnósticas para COVID-19. Desde entonces el Gobierno alemán se ha esforzado por movilizar los laboratorios públicos y privados del país para ampliar rápidamente la capacidad de pruebas. Alemania hoy es pionera en las pruebas de reacción en cadena de la polimerasa (PCR), que siguen ocupando un lugar destacado en la estrategia nacional, asegura OWD.

Contención

En Corea del Sur se aisló a los pacientes infectados y se brindó apoyo a los que estaban en cuarentena para asegurar el cumplimiento y, lo más importante, rastreó los contactos con una minuciosidad inusual.
En Vietnam los casos positivos fueron colocados en centros de cuarentena gestionados por el Gobierno, lo que redujo enormemente la transmisión tanto a nivel familiar como comunitario.

​El mayor éxito de Alemania en esta esfera ha sido la transmisión relativamente limitada en los centros de atención hospitalaria a largo plazo. Según OWD, la baja tasa de infección comparable entre la población alemana mayor de 70 años es probablemente uno de los factores que explican su relativamente baja tasa de letalidad en general.

Tratamiento

Corea del Sur robusteció el sistema de salud para satisfacer la demanda, especialmente en Daegu, donde se produjo un gran número de infecciones. Sólo en Daegu se contrataron 2.400 trabajadores sanitarios. Además, OWD indica que en todo el país, el Gobierno construyó hospitales temporales para aumentar la capacidad y se ocupó de la escasez de equipo de protección personal mediante la centralización de las compras estatales.

Con un gran número de camas de hospital y una planificación cuidadosa, las unidades de cuidados intensivos de Alemania no se han estresado demasiado, aunque los trabajadores de la salud han tenido que lidiar con la escasez de equipos de protección personal.

En abril, Alemania comenzó a relajar sus medidas de distanciamiento físico, una estrategia impulsada por los datos y la ciencia. Este enfoque se basa en un seguimiento continuo de los indicadores clave y se complementará con los resultados de las pruebas serológicas. Según OWD, un mes después de que Alemania comenzara a relajar el distanciamiento físico, la enfermedad ha mostrado pocos signos de resurgimiento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here