¿Por qué el sabor de la comida cambia después de cepillarnos los dientes?

Изображение Martin Slavoljubovski с сайта Pixabay

(Sputnik).- Cepillarse los dientes es un hábito especialmente difícil de adquirir para los niños y una de las razones más mencionadas por los pequeños es porque la pasta dental modifica el sabor de las comidas, especialmente de los dulces. Pero ¿por qué pasa esto?

El responsable de esta lamentable consecuencia de nuestra higiene bucal es el laurilsulfato sódico (SDS), usado no solo en la pasta dental, sino también en los champús, aceites y jabones de baño. El SDS es un detergente responsable de eliminar la suciedad y de hacer espuma, una propiedad deseada por los fabricantes y clientes.

El problema está en que bloquea temporalmente las papilas gustativas, responsables de percibir el sabor dulce. Además, el SDS descompone la grasas de la saliva que, al actuar sobre las papilas correspondientes, suavizan el amargor.

Esto causa la combinación perfecta para que lo que comamos o tomemos pierda totalmente su dulzor y aumente su amargor. Algo que podemos comprobar si tras cepillarnos los dientes tomamos jugo de naranja.

Este compuesto, como todos los detergentes tensoactivos, puede causar irritación en piel y ojos debido a que retira aceites y grasas de la piel, lo que en algunas personas sensibles podría ser desfavorable.

Sin embargo, es uno de los químicos más investigados tanto por activistas como por organismos internacionales y no se ha conseguido hasta la fecha ningún efecto secundario, más allá de nuestra pérdida temporal del gusto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here